UPTIC

Información

Usuarios
5
Artículos
409
Visitas
379656
IP: 54.225.38.2
Country: United States
×

Mensaje

Directiva Europea sobre Privacidad

Unión Profesional emplea -cookies- para gestionar la autentificación, navegación y otras funciones. Para usar nuestro sitio web, Vd. debe aceptar que nosotros instalemos este tipo de -cookies- en su equipo

Ver los documentos sobre política de privacidad

Vd. ha rechazado el uso de -cookies-. Esta decisión puede revisarla.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El Economista es un periódico digital que de cuando en vez resulta tendencioso en sus informaciones y en el caso de RTVE se dedica a deformar en lugar de informar.

El Estado no gasta, invierte. Otra cosa bien diferente es que lo haga de forma eficiente o que RTVE sea un referente audiovisual en el mundo del español, de su lengua y su cultura. Que sus productos sean de calidad. Este es otro cantar y aquí estamos dispuestos a aceptar todas las críticas porque nos hemos convertido en la basura-televisión. Es verdad que nada comparable con la televisión-basura de Lara, el Herst español que apoya a Podemos y Berlusconi que apoya la por-no-decir-televisión.

No se puede exigir a las privadas que hagan contenidos públicos y tampoco a la pública que produzca contenidos privados. Existe una inversión de los términos para escarnio de la audiencia y de ahí el rechazo a la televisión pública y el aplauso para la televisión privada que como es de un Sr. Feudal no se le pide que haga otros contenidos porque en definitiva no hay que pagar diezmos.

No existe referencia de calidad y esta se mide por "share". Si dos ven la televisión, un canal tiene un telvidente y otro canal otro telespectador, el reparto del share es del 50%. Obviamente la calidad de los dos canales es equiparable siempre que se mida desde el absurdo. Aquí Groucho tiene mucho que decir.

Los sistemas de medición de audiencias dejan mucho que desear, son de principios del siglo XX y se ha prolongado su imperio hasta 100 años después. La audiencia se mide trazando 4 palitos verticales en una pizarra y con el ánimo de ser eficientes un palito diagonal tachando el resto para así contar de cinco en cinco.

Los contenidos son una suerte de apuesta por competir en lo mas zafio, ruin y transgresor, única manera de atraer a la audiencia mediante el escándalo y la controversia. Poco queda de los debates razonados, de la mesura, de la explicación, de la educación y la ciencia. Poco queda. La producción se ha convertido en un masaje visual como si las imágenes volando de un sitio a otro, las cámaras dubitativas, los desenfoques y el movimiento sincopado y sin sentido sean de por sí un contenido, desplazando, de esta guisa, al verbo y la razón.

Es esta la situación que deberían criticar y no que se gaste o se deje de gastar teniendo en cuenta que de los salarios que cobran sus profesionales, al menos un 56% vuelve al estado y lo que parece que es un buen salario se queda en una dádiva. Busquen y comparen los salarios de ETB y TV3 y verán que el nacionalismo paga mejor a sus mercenarios si este fuera el caso.

RTVE es lo que es porque los socialistas y los populares han hecho la peor televisión del país y una de las mejores del mundo, porque la basura inunda todo el espectro radioeléctrico y aún hoy nuestros contenidos de cultura, ficción y deportes siguen siendo de calidad, no así el entretenimiento que deja mucho que desear.

Podríamos abundar pero cuando la economía manda, es dificil comparar lo malo y lo bueno, es como la Ley de Gresham, la televisión mala desplaza a la buena, porque esta se atesora.

Fuente: ecoteuve.eleconomista.es

Fuente: www.bolsamania.com

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Privacidad

Vd. ha permitido instalar -cookies- en su ordenador. Esta decisión puede cambiarse.